El viejo horno de calle San Roque

Cuando aumentó la producción, se empezó a elaborar ininterrumpidamente el mollete para convertirlo, con el paso del tiempo y gracias al buen hacer de la panadería de Don Juan -bautizada como Panadería San Roque-, en el desayuno habitual de los antequeranos.

En aquella época, las demás panaderías solo elaboraban piezas de medio, uno y dos kilogramos, pero Don Juan, en contra de la opinión de todos aquellos panaderos que no veían viable la producción de piezas pequeñas de pan debido al bajo nivel adquisitivo de la ciudad, siguió con sus molletes y fue un visionario, ya que hoy en día la fabricación del pan está prácticamente enfocada a la elaboración de piezas pequeñas.

Más adelante, la tradición pasó del padre a los hijos, y de estos a los suyos, sin perder en ningún momento la calidad y el sabor tradicional, llegando ya a la tercera generación de descendientes directos de Don Juan Paradas Pérez.

SEGUIR

 
Juan Paradas Torres, padre del actual directivo de la empresa, introduciendo los molletes en el horno junto a dos trabajadores:
Juan Palacios Martín ("el makuki") y Antonio Álvarez Rincón ("el
yayo").
© Mollete San Roque, S.A. 2008 - 2013. Prohibida la reproducción total o parcial | Aviso legal, privacidad y cookies | Grupo San Roque Antequera | Facebook
Este sitio web utiliza cookies con fines estadísticos y para permitir una navegación más fluida y personalizada. Ver las cookies que utilizamos.
Al continuar visitando la web acepta el uso de cookies.